Imágenes que no se lean con demasiada facilidad

No me canso de repetir (o de escribir) que siempre debemos
explorar nuevas variantes de composición, para no repetirnos siempre en lo
mismo. Para no aburguesarnos. Y así darle vitalidad a tu pulsación interna, al
fin de cuentas;  y así refrescar soluciones para resolver los problemas visuales que acarrea
hacer una imagen, ni más ni menos. Allí está la razón de la existencia del
lenguaje fotográfico.
En ese contexto, me gustaría poner como ejemplo el trabajo
de Jens Olof Lasthein, que apostó por el formato panorámico para poder expresar
sus obsesiones, su forma de entender el entorno a través de la fotografía.
(c) Jens Olof Lasthein. De su libro Moments in Between (2000)
Hace unos días visité la librería del Visa Pour l’image y me
encontré con un antiguo libro de Lasthein: Moments in Between (2000) y me maravillé
con sus escenas panorámicas callejeras realizadas en diferentes pueblos y ciudades
durante el conflicto de los Balcanes.
Al igual que Alex Webb, Lasthein documenta el paisaje urbano
en lugares de tensión social más allá de estar en el frente de la guerra. Y
como un antropólogo visual recorre distintos espacios públicos de retaguardia
con una cámara de formato panorámico, idónea para realzar su forma de
composición. Y allí está su gran acierto, su gran potencia visual que le otorga
frescura al documento.
(c) Jens Olof Lasthein. De su libro Moments in Between (2000)
“La elección del formato – señala Lasthein a Lens Culture
también tiene que ver con la posibilidad de combinar varios elementos
contradictorios en un cuadro. Tiene que ver también con la credibilidad; después
de todo, la vida no es simple. Así que no quiero que mis imágenes se lean con
demasiada facilidad”.
(c) Jens Olof Lasthein. Azerbaijan 2014. De su libro Meanwhile Across the Mountain (2017)
Este año, publicó su cuarto trabajo, Meanwhile Across the Mountain.Pictures from the Caucasus. Un libro que condensa 6 años de trabajo en 90
imágenes panorámicas sobre su visión de la vida cotidiana en estados de Europa del
Este como Ossetia, Daguestán y Chechenia. Una maravilla de trabajo que continúa
con ese sentido de “lectura visual no tan fácil” que propone el autor.
(c) Jens Olof Lasthein. Chechenia 2011. De su libro Meanwhile Across the Mountain (2017)
La visión del autor se muestra vital en el amplio horizonte
indisciplinado de elementos que propone el formato panorámico. Y realmente
tengo la sensación de estar dentro de esas imágenes y todo ello
me conmueve.
(c) Jens Olof Lasthein. Karabakh 2014. De su libro Meanwhile Across the Mountain (2017)

“No sufro la ilusión de que mi historia es la única y
verdadera historia – señala el fotógrafo sueco a British Journal of Photography
– Un factor importante para juzgar la calidad de la fotografía documental es la
honestidad”.

Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *