Actividades culturales y montañismo

Una de los objetivos de este viaje de voluntariado es el conocimiento de las poblaciones y sus habitantes. Por ello, un sábado nos levantamos temprano para ayudar a plantar una especie típica del lugar.

Lo primero que hicimos nada más llegar fue compartir el desayuno, a la manera tradicional, sentados en el suelo.

A continuación empezamos con la plantación. Estaba nublado, así que alguno de nosotros no se puso la cantidad adecuada de protección solar, pensando que no hacía falta. Gran error: al día siguiente tenían la piel bastante afectada.

Estuvimos toda la mañana plantando, lo que para nosotros supuso un gran esfuerzo físico, al no estar acostumbrados. Pero fue divertido y ayudamos un poco a esa comunidad.

Esta comunidad está en cerca de Yachay, un proyecto de ciudad del conocimiento que el gobierno está desarrollando (http://www.yachay.gob.ec/yachay-la-ciudad-del-conocimiento/). Precisamente uno de nuestros proyectos se realizaba allí, por lo que fuimos a visitarlo después de la comida.

Están construyendo muchos laboratorios y alojamientos, y los edificios principales mantienen la arquitectura local:

Al día siguiente, el domingo, teníamos contratada una excursión para subir el pico Iliniza Sur, de 5.246m de altura. Tuvimos que levantarnos temprano para llegar al parqueadero a una hora razonable:

Por desgracia para nosotros, había llovido mucho y el acceso al parqueadero se hizo imposible (el todoterreno no pudo pasar por el barro), lo que nos añadió 200m adicionales de desnivel a una excursión ya de por sí muy exigente para hacerla en un día.

La subida no era muy difícil, de no ser porque a partir de los 4.000m ya se notaba la falta de oxígeno. Además, estábamos muy cansados por el esfuerzo del día anterior en la plantación. Pero el tiempo no fue bueno, con lluvia y nieve, y nubes que nunca nos dejaron ver la cima.

Cuando llegamos al refugio hacía frío y la cumbre estaba bajo las nubes, por lo que decidimos, junto a los guías, que no merecía la pena seguir subiendo.

Una pena, porque tenía ganas de hacer mi primer 5.000, pero hay que ser cuándo es mejor dar la vuelta. Así que comimos en el refugio y los 4 compañeros más los 2 guías volvimos bajo la lluvia hacia el coche.

Fue un fin de semana muy intenso, ¡aprovechado al máximo!

Esta entrada fue publicada en CSC, Ecuador. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *