¡Viajar! Oporto

¡Hola de nuevo a todas y todos!

Hoy, en la categoría ¡Viajar! os quiero hablar de una ciudad de contrastes, con un amplio patrimonio histórico, una gastronomía extraordinaria y gente amable en todos sus rincones: Oporto.

En portugués, Porto, es la segunda ciudad más importante de Portugal, después de Lisboa, (con la cual hay una pugna, desde muy antiguo). Está situada en la ribera derecha del río Duero, en su desembocadura al Océano Atlántico, al Norte del país.

Ubicación de Oporto en la Península Ibérica

Como muchas ciudades europeas, Oporto es una ciudad antigua que cuenta con un amplio patrimonio histórico (su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO), aunque en las últimas décadas ha sido sometida a una amplia modernización.

Durante mi visita, en este caso una escapada de 3 días en Noviembre, tuvimos un tiempo un tanto revuelto, con días de muchísima lluvia y tiempos con sol y temperaturas suaves a pesar del Otoño, pero se pudo aprovechar bastante la visita.

Ponte María Pía, de Gustave Eiffel | Oporto

En la ciudad hay una serie de monumentos de visita obligatoria, como son el Palacio de la Bolsa, la Catedral, la Iglesia y Torre de los Clérigos, el Palacio Episcopal, el Ayuntamiento y sus puentes que unen sendas riberas (en especial el puente de María Pia, obra arquitectónica construida entre 1876 y 1877 por la empresa de Gustave Eiffel).

Otra de las actividades que hay que hacer es disfrutar de un buen vino Porto en la parte más baja de la ribera de Vilanova de Gaia, cruzando el puente de María Pia, donde encontraréis las bodegas más conocidas de esta tipología de vinos).

Si podéis, aunque suene a algo demasiado turístico, reservad en un restaurante que tenga un espectáculo de Fado. Seguramente no sea vuestro estilo habitual, pero vale la pena disfrutar de este estilo musical en directo. En cualquier caso, en otros momentos, probad la francesinha, un sandwich relleno de carne, cubierto con queso y una salsa especial.

Os recomiendo que vayáis con calzado y ropa cómoda, os carguéis una mochila con lo imprescindible y echéis a andar, perdiéndoos por todos los rincones posibles. Oporto desprende una belleza única por todos sus poros (no os perdáis la Librería Lello e Irmao, os dejará sin palabras).

Por último, os animo a que hagáis un paseo por la ribera de Oporto hasta la base de los Jardines del Palacio de Cristal, y paséis allí la tarde. Tiene unos jardines y vistas espectaculares.

Y lo más importante, no os olvidéis de llevar la cámara, por supuesto. Eso sí, aseguraos de tener batería y espacio porque si os gusta la fotografía callejera, aquí os podéis entretener mucho…

Un abrazo,

Miguel

Acerca de Miguel Naya

Licenciado en Dirección y Gestión de Empresas Hosteleras. Fotógrafo Aficionado. Amante de la vida.
Esta entrada fue publicada en Viajar. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *