Mi equipo, el gran protagonista

¡Hola a todas y todos!

Después de unas cuantas publicaciones, creo que ha llegado la hora de presentarlo, ya que gracias a él y su paciencia conmigo consigo hacer alguna foto decente de vez en cuando… Hoy toca presentaros a MI EQUIPO.

Muchos conoceréis dos marcas de cámaras principalmente, esas que llevan todos los profesionales que se afincan con objetivos enormes alrededor de los estadios de fútbol por ejemplo. Sin embargo, hay muchísimas opciones en el mercado, menos conocidas desde la entrada de la era digital, aunque con una mucha experiencia y grandes máquinas a sus espaldas años atrás (era analógica).

Pero hoy sólo me centraré en mi equipo, el gran protagonista de esta publicación.

Allá en 2008, con el gusanillo de la fotografía todavía en desarrollo (tras haberme comprado un libro de fotografía, donde se explicaba como aprender a sacar fotos, y no me enteraba de mucho), buscando mi primera cámara réflex y aconsejado por la experiencia de una de las tiendas más antiguas y exitosas de mi ciudad y tras hacer unas rápidas investigaciones después, me compré una Pentax.

Estoy seguro que a muchos si quiera les sonará, pero para eso os dejo un poco de historia para que la conozcáis mejor.

La compañía fue fundada en noviembre de 1919 como Asahi Optical Joint Stock Co. en un suburbio de Tokio, produciendo lentes. En 1938 cambió su nombre por el de Asahi Optical Co., Ltd., momento en el que empezaron a producir lentes para cámaras fotográficas, y de cine.

Antes y durante la Segunda Guerra Mundial la empresa se volcó en la producción de los equipos ópticos de precisión que la maquinaria de guerra japonesa precisaba.

Una vez acabó la guerra, la empresa fue disuelta por los vencedores, no permitiendo la reaparición de la misma hasta 1948. En ese momento, Asahi Optical retomó sus actividades anteriores a la guerra, comercializando binoculares, y lentes para cámaras de otros fabricantes.

Pentax

En 1952 la empresa lanzó su primera cámara fotográfica, la Asahiflex, convirtiéndose en la primera cámara SLR de Japón, patentando el pentaprisma que hoy en día emplean la gran mayoría de las cámaras réflex del mundo. Precisamente de esta patente del pentaprisma deriva el nombre de PENTAX. Desde 1957, la empresa sería conocida a nivel mundial como Asahi Pentax.

En 2002 adoptó el que es su actual nombre: Pentax Corporation.

A día de hoy, Pentax Corporation es una empresa óptica especializada en la fabricación de equipo fotográfico (cámaras y ópticas), telescopios, óptica deportiva y equipamiento médico. Pentax es, históricamente, una marca especialmente importante en el desarrollo de la fotografía, siendo la empresa que introdujo el pentaprisma, y su contribución fue básica en el desarrollo de los sistemas autofocus, dos elementos esenciales de cualquier cámara réflex, tal como la entendemos hoy en día.

Pues bien, ahora que conocéis quien es el fabricante, os hablaré de cada pieza que compone mi equipo:

El Cuerpo

Pentax K20D + Grip

Pentax K20D + Grip

El cuerpo es una Pentax K20D, modelo que salió al mercado en el año 2008. Entre sus tecnicismos, cuenta con un sensor CMOS de 14,6 megapíxels, cuerpo sellado en 126 puntos, estabilización integrada y previsualización Live View.

En mi caso, la llevo conectada a un Grip que aloja en su interior otra batería, por lo que la autonomía está garantizada y la ergonomía es perfecta para fotografías con composición vertical.

Cierto que le da un peso extra que no todo el mundo está dispuesto a asumir (es imposible que nadie agote la batería en un día tomando fotos, por muchas que haga), pero personalmente me quedo con la ergonomía que ofrece este accesorio.

Con un chasis fabricado en aleación de magnesio, es una cámara robusta, algo pesada como digo, pero cómoda en sus funciones.

Los Objetivos

Uno de los apartados más importantes en el equipo de cualquier fotógrafo, ya sea aficionado o profesional, son los objetivo o lentes que tenga a su disposición.

Escucharéis a muchos hablar de los Megapíxels como su fuese lo único a observar en un equipo fotográfico, y nada más lejos de la realidad. Los objetivos, marcan la diferencia, una muy grande.

En mi caso, a lo largo del tiempo, he ido adquiriendo diferentes opciones dentro de lo que la economía me permite. Eso sí, siempre, siempre, hay ganas de probar nuevos modelos. Son los siguientes:

Asahi SMC Pentax-M 50mm 1/1.7

Asahi SMC Pentax-M 50mm 1/1.7

– Tamron 17-50mm f2,8 XD Dii LD Asp. (IF)

– Asahi Pentax SMC M 50mm f1.7

– Pentax SMC A 80-320mm f4.5 – 6.7

– Sigma 18-200mm f3.5 – 6.3 DC OS

Cada cual con sus ventajas e inconvenientes, todos tienen sus características únicas, en especial el 2º con un bokeh y calidad de construcción espectacular a pesar de sus años, ya que se produjo entre 1977-1984.

Para mí es el mejor objetivo que tengo, seguido del Tamron, que para fotografía callejera me da muchas alegrías. El resto son complementarios o todoterrenos.

Otros accesorios

Entre el resto de accesorios que utilizo para según qué fotografías cuento con lo siguiente:

– Mochila Lowepro Primus AW, una maravilla para transportar todo el equipo de forma cómoda. Tengo también una bolsa Lowepro Stealth Reporter D300 AW, que es una maravilla para llevar menos equipo al hombro, con un sistema genail de extracción rápida de la cámara.

– Trípode Slik Pro 330 AF + Rótula Slik AF 1100 E, fabricado en una aleación de Aluminio, Titanio y Magnesio con una rótula de tipo joystick. Un obligado para cualquier fotógrafo. El trípode te ayudará siempre a mejorar ciertas técnicas.

– Mando disparador con bloqueo manual, perfecto para aquellas fotos que no tienen que moverse ni un pelo o aquellas que necesitan de largas exposiciones en el modo Bulb.

– Equipo Strobist, que ya os mencioné en la entrada Iluminación: Strobist, pero del cual os hablaré detalladamente más adelante.

Para concluir, os dejo un par de comentarios tras unos años usando un equipo amplio, que espero valoréis si tenéis pensado adquirir una cámara o ampliar vuestro equipo.

El cuerpo es importante, evidentemente. Principalmente, que sea cómodo, equilibrado, con accesos directos en la medida de lo posible, y con una calidad de imagen adecuada (insisto, no sólo cuentan el número de píxeles).

Pero para mí, mucho más importante son los objetivos: su calidad de fabricación  en cuanto al cuerpo y lentes, pero sobre todo, la apertura que tengan (cuanta mayor apertura, mayor luminosidad – ya os hablaré de esto). Hasta la fecha, no me he visto casi limitado por el cuerpo, pero sí por los objetivos.

Ahora bien, buscad siempre que podáis un equipo que os permita la máxima polivalencia posible, y una buena bolsa o mochila con la que cargar de forma cómoda con él, que poco a poco cada vez va pesando más.

No os olvidéis de meter siempre una bolsa de sílice para mantenerlo seco y lejos de los tan temidos hongos, que arruinarán todo el equipo sin remordimientos.

Y eso es todo. Muchos pensaréis que son muchas cosas, pero la realidad es que es un equipo “pequeño”.

Espero no haberos aburrido demasiado con esta larga entrada.

Un abrazo,

Miguel

Acerca de Miguel Naya

Licenciado en Dirección y Gestión de Empresas Hosteleras. Fotógrafo Aficionado. Amante de la vida.
Esta entrada fue publicada en Equipo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *