Color: La importancia del balance de blancos

¡Hola a todas y todos!

Siguiendo con la categoría de Consejos y guías, hoy os traigo otro aspecto a tener en cuenta a la hora de valorar una fotografía: el balance de blancos (White Balance, WB).

Este control sirve para que la cámara ajuste el brillo de los colores básicos (rojo, verde y azul – RGB) según la luz de la escena, evitando imágenes con tonos verdosos, amarillos, rojizos… La mayoría de cámaras tiene la opción de usarlo de forma automática (predeterminado) y de forma manual según los tipos de iluminación.

Ejemplo Demostrativo del Balance de Blancos | Juan Andrés RV

De la misma forma que el ojo humano diferencia luces más cálidas y más frías, y la diferencia entre la luz que hay en la calle cuando hace sol y cuando está nublado, la cámara debería saber diferenciarla, pero, en este caso, el automatismo de puede fallar más a menudo de lo que nos pensamos.

Para corregirlo, lo mejor es tratar de compensarlo directamente desde la cámara, aunque siempre se puede ajustar desde un programa de edición fotográfica (suele ser un poco más complicado, ya que se puede perder información por el camino).

Iconos más habituales

Si al hacer una foto, en la pantalla véis que no se ajusta a la realidad, lo más sencillo, es localizar en el menú de vuestra cámara el ajuste del balance de blancos, donde veréis en la pantalla los resultados de los ajustes que hagáis (siempre podréis repetir la fotografía en el momento).

Para saber qué iluminación es la correcta, os voy a explicar los 4 tipos más básicos:

·Interiores o Tungsteno: Espacio iluminado por luz incandescente (bombillas) o halógena.

·Soleado: Espacio en exterior con tiempo soleado o nublado con mucha luz.

·Nublado: Espacio en exterior en condiciones de sombre o de cielo muy cubierto.

·Fluorescente: Espacio iluminado por luz fluorescente.

Simplemente tendréis que escoger una de esas opciones en los ajustes en función de la situación en la que os encontréis, y veréis como la escena cambiará.

Muchas cámaras actuales permiten realizar este ajuste sobre la fotografía ya hecha, por lo que podréis probar cual de las posibilidades muestra los colores fielmente, sin embargo, creo que es bueno practicar la parte previamente para mejorar la visión previa a la foto.

Espero que os haya gustado este post explicado, y sobretodo, que os haya ayudado.

Animaos a  buscar esta opción en el menú de vuestra cámara, veréis como hay fotos que ganan mucho con un simple ajuste.

Un abrazo,

 

 

 

 

         Miguel Naya

Acerca de Miguel Naya

Licenciado en Dirección y Gestión de Empresas Hosteleras. Fotógrafo Aficionado. Amante de la vida.
Esta entrada fue publicada en Consejos y guías. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *