El señor del color

Breve pero intensa exploración del color tuvo el pintor
expresionista alemán August Macke conocido como “el señor del color”, una vida
creativa truncada a los 27 años por los estertores de la primera guerra
mundial.
(c) August Macke. Circo, 1913
Macke supo integrar en su pintura los aspectos que más le
interesaron de las vanguardias  pictóricas del momento privilegiado que vivió (impresionismo,
expresionismo, cubismo, fauvismo) y ese esfuerzo fructificó en un alto e intenso nivel creativo
en pos del uso del color y la luz. 
(c) August Macke. 1913
Y creó un estilo propio constituido especialmente por inusuales figuras geométricas, entre una yuxtaposición coherente de colores primarios y secundarios en escenas extraídas de la vida cotidiana, en su mayoría,  en espacios públicos.
Macke intentó crear un gran impacto visual a través de la búsqueda
intensa de las posibilidades emocionales que brinda el color y especialmente de
los rojos y de su ubicuidad en la pintura.
(c) August Macke. 1914
Su lectura cromática, y su tendencia hacia lo abstracto
fueron de gran influencia para la posteridad a pesar del poco tiempo que vivió.
Un caso similar fue el pintor vibracionista uruguayo Rafael Barradas que también
falleció muy joven y estaba imbuido de todas las vanguardias de ese
momento para crear un estilo propio. Barradas fue una inicial influencia para Salvador Dali que lo conocía de sus
visitas por la Barcelona de aquella época.
(c) August Macke. Túnez, 1914
Macke visitó Túnez en 1914 junto con sus amigos pintores
Paul Klee y Louis Moillet en búsqueda de “un encuentro de lo latino con el
mundo de Anibal y los Sarracenos
”. Entre los tres, dejaron un legado artístico
tan rico de su paso por allí que, según muchos historiadores del arte lo señalan, tuvo unas consecuencias extraordinarias para el desarrollo ulterior
del color en la pintura y también de la fotografía…
(c) August Macke. Túnez, 1914

La historia es conocida: muerto Macke en 1914, siete años
después (en 1921), uno de sus amigos de aventura tunecina, Klee fue invitado
por Walter Gropius a ingresar a la Bauhaus y es bien sabido que desde entonces,
el estudio del color comienza a ser una asignatura autónoma en el estudio del
lenguaje visual dentro de la mítica escuela. Y también en la New Bauhaus
precursora del uso del color en la fotografía en los años ’50 del siglo pasado. 
Nada es casual, todo es causal.
hasta pronto!!

Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *