¿Evolución o paso atrás? Fotografía digital y el encanto de la química. (Parte II).

Desde los primeros revelados en blanco y negro, aprendiendo todo yo sólo en casa, con ayuda de tutoriales, blogs y vídeos de generosos fotógrafos aficionados, donde explicaban con detalle todo paso a paso, a mis primeras experiencias con el revelado con el proceso C-41 de negativos en color, sentía que ese mundo me iba atrapando. (Es curioso, y esto se merece una reflexión aparte, cómo la comunidad de aficionados y amantes de la fotografía comparten tanta y tanta información valiosa y cómo están siempre tan dispuestos a ayudar en los diversos foros que frecuento. Y muchos profesionales, todavía en plan “mi tesoro”, sin compartir nada de lo que saben, como si guardaran los secretos de la fotografía de las mezquinas miradas de la plebe. Venga, os prometo una entrada sobre este tema en breve, que me da que promete, aunque sólo sea para agradecer todo lo que he aprendido en casa delante del ordenador en blogs, foros y youtube).
Seguimos. El formato medio ofrece una calidad, textura y profundidad que, en mi opinión (y en la de bastante gente en todo el mundo…), supera con creces la imagen digital. El flujo de trabajo digital es más rápido, más limpio, ofrece bastante calidad, sobre todo a ISOS altos, y ha acabado por imponerse por practicidad en el gremio. Pero cuando veo imágenes tomadas con cámaras de carrete, sobre todo de formato medio, tienen algo que, de momento, no encuentro en digital. Tienen alma. Es como escuchar un vinilo en un buen equipo. Hay algo que te hace saborearlo y sentir lo que no sientes con un mp3 en el móvil. Sé que hay gente que le da igual, y no se complica la vida con estas cosas. Pero la vida nos ofrece la posibilidad de degustar estos placeres sensoriales. Y, siempre hablando de mi experiencia y sin intentar convencer a nadie, ni yendo en plan mesías de nada (yo mismo uso el digital en mis trabajos cuando es la mejor herramienta), disfruto mucho más disparando carretes.
Mi equipo fotográfico ha ido transformándose, y la parte analógica ha ido ganando peso. Cámaras y lentes de 35 milímetros y de formato medio, todas ellas manuales, que he ido adquiriendo de segunda mano, en muy buen estado. Empecé a devorar información en internet y libros, a probar diferentes películas en blanco y negro y color, y a definir un flujo de trabajo de revelado y escaneado. Es cierto que los carretes y los químicos cuestan dinero. Las cámaras y las lentes se pueden encontrar por precios asequibles. Además, en la reventa no sólo no pierden valor, sino que hay material que se revaloriza.
Si uno se revela sus propios carretes, y aprende a valorar cada disparo, los costes no son tan altos. La cuestión es si merece la pena el esfuerzo. No voy a entrar en comparaciones de costos, que si una cámara digital, más un ordenador, discos duros, renovar cada cierto tiempo etc, sale más caro que una cámara de segunda mano y carretes y químicos para revelar. Para mi, haber encontrado un proceso, un material y un resultado que me hace feliz y me emociona, es lo importante.
Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo unas fotos que le hice a mi amigo Óscar, un excepcional flautista, en el maravilloso paraje natural que rodea Cuenca.

Las fotos están hechas con una Mamiya 645 Super con un Sekor 80mm 1.9 y con una Rolleiflex 2.8F Planar, dos cámaras de formato medio. La película que utilicé fue Kodak Portra 160. Revelado con el kit de Tetenal para proceso C-41 y escaneado con un Epson V600. En Photoshop un rápido ajuste de curvas, contraste y nada más.

Espero que os gusten. Nosotros disfrutamos mucho en esa pequeña sesión fotográfica, aunque a Óscar se le quedaron los pies un poco heladetes…

Saludos!

1s 2s 3s 6s 8s 9s 10s 12s 13s

Esta entrada fue publicada en Reflexiones varias.. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Evolución o paso atrás? Fotografía digital y el encanto de la química. (Parte II).

  1. María del Mar dijo:

    El Capitán!!!

    Pareces un duende de los bosques, bonitas fotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *