Fotografía de paisaje

Cualquier elemento puede servirnos para componer una fotografía de paisaje. En este caso tenemos dos elementos básicamente: las nubes y las traviesas rotas. El contraste entre  las formas y colores es ideal. Es tema no es muy  común,  de hay que la imagen sea un tanto singular. Utilice un angular de 22 mm.  para capturar  las máximas nubes, a la vez este objetivo tiene una distancia mínima de enfoque de 28 cm. y me permitia  acercarme  a la traviesas para una mayor  profundidad en la escena. Debí utilizar un diafragma más cerrado, f:16 por ejemplo, porque de velocidad iva sobrado para disparar a mano como lo hice, para que las traviesas de la parte izquierda estuviesen enfocadas. Me agache un poco para que las traviesas resaltasen más sobre el cielo azul  y realzar sus caprichosas formas.

Laguna de Pétrola, Albacete

Nikon D700. Objetivo 17-35 f:2,8. Distancia focal 22 mm. f:8, – 1/640. Disparo en raw y procesado en Adobe Lightroom

 

Esta entrada fue publicada en El mundo de la fotografía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *